CONSEJOS BÁSICOS PARA EL MANTENIMIENTO DEL CONEJO COMO ANIMAL DE COMPAÑÍA

No es raro ver hoy en día, que cada vez son más los que se animan a adquirir un conejo como mascota en casa. Por ello, como buenos propietarios, deberíamos conocer unos puntos básicos para poder atenderlos adecuadamente. Explicaremos brevemente características generales, condiciones de alojamiento, alimentación y prevención.

El conejo domestico (Oryctolagus cuniculi) es un animal sociable, cariñoso que demanda nuestra compañía y la de sus congéneres , por lo que siempre que podamos, debemos proporcionarle compañía. Si optamos por individuos del mismo sexo, debemos de tener en cuenta que las hembras adultas de distintas camadas, tienden a pelearse, al igual que los machos no castrados. Por el contrario, si no queremos que se reproduzcan cuando optamos por individuos de distinto sexo, debemos castrarlos. Si no hemos podido diferenciar si lo que tenemos se trata, de un macho o una hembra, siempre podemos acudir a nuestro veterinario para el sexaje.

En cuanto a razas, una de las clasificaciones que podemos realizar es por tamaños, en razas toy (alrededor de 1 kilo), enanas (menos de 2 kilos), normales y gigantes (mas de 4 kilos).

ALOJAMIENTO

Para alojar a nuestros amigos, normalmente venden jaulas especialmente diseñadas para ellos y siempre teniendo en cuenta que deben de ser al menos 3 veces mayor que el tamaño del animal estirado y por supuesto mucho más amplio, si tenemos varios individuos, lo que además de proporcionarles el bienestar necesario, reducirá en gran medida conductas violentas entre ellos. Dicha jaula debe de estar provista siempre de un refugio o estar en parte cubierta para que el animal se resguarde y se sienta seguro cuando se ve amenazado.

En cuanto a su ubicación, tenemos que saber que los conejos son bastante sensibles a tener problemas respiratorios, por lo que debemos evitar colocar las jaulas en corrientes de aire al igual que en zonas mal ventiladas, demasiada humedad, con humos o gases como pudieran ser las cocinas, garajes, etc.

Además de su jaula, es importante que el animal se ejercite fuera de ella diariamente, siempre que contemos con un lugar adecuado y seguro, carente de cables, plantas toxicas, electrodomésticos,…. pero sobre todo ¡otras mascotas que puedan atacarlos cuando no estamos en casa!.

Se recomienda que el sustrato de elección sea a base de una buena capa de heno, sobre papel de periódico o pellets prensado, pero nunca arena absorbente de gatos ni corazones de maiz porque su ingestión puede resultar en problemas gastrointestinales.

ALIMENTACIÓN

Para no equivocarnos en la alimentación de nuestra mascota, debemos tener claro que el conejo necesita muchísima cantidad de fibra para que su aparato digestivo funcione con normalidad. Por ello tenemos que administrarle dietas basadas en heno de buena calidad , solo usando el heno de alfalfa en animales jóvenes y suplementando con verduras como las acelgas, berza, tréboles, canónigos, rábanos, col rizada, espinacas, endibias, rúcula y como no ¡zanahorias!. El pienso, en baja proporción y frutas, como la manzana, fresa, melón y la pera, también se usarían como suplemento en la dieta.

PREVENCIÓN

Para evitar la aparición de heridas en las patas tenemos que evitar que nuestro amigo se encuentre en jaulas con suelos de rejillas, siempre facilitándoles un suelo bastante acolchado con un buen lecho.

También debemos saber que los dientes en el conejo crecen durante toda su vida y que muchas veces, se produce un excesivo crecimiento o un mal desgaste que puede originar heridas en la boca e incluso problemas gastrointestinales. Debemos administrar una dieta correcta para el buen desgaste de los mismos y que nuestro veterinario los revise al menos una vez al año.

En cuanto a parásitos externos, pueden ser frecuentes en animales que tienen acceso a jardines o zonas exteriores e incluso en aquellos que no se les permite la salida al exterior pueden tener parásitos, si conviven con perros o gatos que si lo hacen. por ello debemos de explorarlos cada cierto tiempo , pero ¡nunca debemos usar un antiparasitario sin antes consultarlo con nuestro veterinario! porque algunos pueden ser muy dañinos para este especie.

Para los parásitos internos, en cambio, si debemos administrar periódicamente, el producto y la pauta que nos recomiende nuestro veterinario.

Finalmente existen dos enfermedades muy graves para el conejo que podemos prevenir con una buena vacunación. Son la Enfermedad hemorrágica del conejo y la Mixomatosis. A pesar de que creamos, que como nuestro animal no sale de casa no se va a infectar, estamos equivocados, porque son enfermedades que pueden ser transmitidas por moscas, mosquitos e incluso materiales o ropa que haya estado en contacto con animales enfermos. Tenemos por tanto, que acudir al veterinario, para que nos informe sobre estas patologías y empiece a vacunarlo, lo antes posible.