TUMORES DE MAMAS

El tumor de mama es una de las neoplasias más frecuentes en el caso de las perras, se calcula que aproximadamente el 50% de los tumores mamarios caninos son malignos, en el caso de los gatos se eleva hasta un 90%. Aunque los tumores mamarios afectan en mayor medida a hembras, también pueden darse casos en machos.

La media de edad está situada en torno a los 7 años, aunque pueden presentarse en animales de cualquier edad, suelen observarse en todas las razas, tanto puras como cruzadas, y en hembras tanto enteras como castradas, aunque se observa con mayor frecuencia en las primeras.

Aunque no se conoce bien el origen de esta enfermedad, se sabe que muchos de estos tumores son hormono-dependientes, es decir, que tienen receptores para hormonas, ya sean estrógenos o progestágenos, y su formación y crecimiento dependen de la actividad de estas sustancias. El uso repetido de hormonas para alterar los ciclos normales de las perras, así como la pseudogestación (embarazo psicológico), son factores que favorecen el desarrollo de estos tumores. Se ha demostrado que otros factores influyen en el desarrollo de neoplasias mamarias, como la obesidad o la ingesta de alimentos caseros en contraposición con los alimentos comerciales.

El principal signo clínico de esta enfermedad es la aparición de nódulos mamarios simples o múltiples, éstos pueden presentarse en cualquier mama, si bien suelen observarse con mayor frecuencia en las mamas inguinales (posteriores). Un signo de malignidad es un rápido crecimiento y ulceración.

El diagnóstico se realiza a través del examen físico, debe incluir palpación de todos los pares de glándulas mamarias, pezones y ganglios linfáticos regionales. Análisis de la secreción mamaria en caso de que aparezca. Es importante realizar siempre un diagnóstico diferencial ya que existen otras patologías de las glándulas mamarias, como son mastitis, hipertrofia mamaria, presencia de cuerpos extraños o tumores de piel. La biopsia es considerada el método de elección para un diagnóstico definitivo, es aconsejable remitir al laboratorio la totalidad de la pieza tras la resección quirúrgica de la misma, no se suelen tomar muestras para biopsia previas a la extracción del tumor, cuando se decide anestesiar se eliminan los nódulos completos para enviarlos a analizar. Para completar el diagnóstico es importante realizar otras pruebas para determinar la presencia de posibles metástasis, estas incluyen principalmente exámenes radiográficos (metástasis en pulmón) y examen de todos los ganglios linfáticos regionales (metástasis ganglionares).

Tratamiento:

-Cirugía, eliminación quirúrgica del tumor. El veterinario determinará la necesidad de extirpar también ganglios, otras mamas de la misma cadena o incluso las dos cadenas mamarias completas.

-Tras los análisis histopatológicos se determinará si la cirugía ha sido curativa o se debe realizar otro tratamiento paliativo, como la quimioterapia.

Prevención: Un estudio realizado a finales de la década de 1960 demostró que, comparadas con las hembras no castradas, el riesgo de que una hembra desarrollara una neoplasia mamaria maligna cuando se castraba antes del primer celo era del 0,05%. La castración antes del segundo celo se asociaba a un riesgo del 8% y el riesgo aumentaba hasta el 26% cuando la castración se realizaba tras el segundo celo. La castración de la perra en etapas posteriores de la vida no parece modificar la incidencia de tumores malignos mamarios, aunque sí reduce el riesgo de desarrollo de tumores benignos.

A parte de la esterilización mencionada, la detección temprana es otra forma de prevención, es importante realizar revisiones del animal, en las consultas al veterinario se realizan exámenes de las mamas en busca de alteraciones. El mismo propietario puede realizar estas revisiones en casa mientras acaricia o baña a su mascota, y es importante consultar con el veterinario ante cualquier duda. Las perras con tumores de mamas no suelen tener síntomas apreciables por el dueño hasta que la enfermedad está muy avanzada, por lo que una buena prevención de esta enfermedad es el mejor tratamiento.